Tuvimos el honor de que Taty Almeida presente su libro en FOETRA

Denominando nuestro gremio como su “casa”, la Madre de Plaza de Mayo presentó en nuestro gremio su libro con las poesías escritas por su hijo “Alejandro por siempre….amor”. Lo hizo ante un auditorio repleto de compañeros y personalidades de todos los ámbitos.

Taty contó sobre su vida y la de su familia e hizo referencia a cómo cambio todo para ellos a partir de aquel 17 de junio de 1975, cuando Alejandro fue detenido y desaparecido.

“Nadie está preparado para la pérdida de un hijo”, expresó la Madre de Plaza de Mayo y remarcó: “nunca se va a encontrar una palabra para una herida tan grande que jamás cierra, ni el tiempo puede hacerlo”.

Incluso detalló como descubrió que su hijo, que tenía 20 años cuando fue detenido y desaparecido, militaba en el ERP y que escribía poesías: “vivía conmigo y me cuidaba, me protegía, yo no tenía idea de su militancia, él no me contaba nada”, contó Taty y detalló: “yo no tenía idea de nada”.

Taty contó ante el auditorio que cuando desaparecieron a Alejandro, ella tenía 45 años e incluso que le costó mucho acercarse a Madres “por mi curriculum” y explicó que venía de una familia de militares, “no entendía nada de política”.

Incluso recordó la última conversación que tuvo con Alejandro: “el día anterior a que se lo llevaran, me dijo ‘mamá mañana no voy a trabajar porque tengo un parcial’, y lo último que escuché de Alejandro fue ‘esperate que ya vengo’. Al otro día vi que no estaba, busqué un papelito por toda la casa, porque cuando no volvía a dormir me dejaba una nota, pero no encontré nada”.

Así buscando una nota, fue que Taty encontró en un mueble las poesías de Alejandro: “encontré una agenda y las últimas 24 hojas eran 24 poesías, no sabía que Alejandro escribía, las leí y vaya que las leí y conocí otra faceta de él”, relató Taty. Sobre los escritos, Almeida recordó: “había una que me escribió a mí y era una despedida, él sabía que iba a morir y lo dice en muchas de ellas”.

Tras escuchar a Taty con mucha atención, el auditorio tuvo la chance de que les firmara sus ejemplares del libro e incluso tomarse fotografías con ella.

 

Media