Preocupación por el uso de aplicaciones vulnerables

Miércoles, 04 Marzo 2015 21:00

La utilización de los dispositivos móviles para las redes sociales o navegar en internet y a la vez responder mails y utilizarlo para asuntos laborales es hoy algo común en los usuarios. Pero también es preocupante para sus empleadores ya que los dispositivos pueden ser vulnerables a través de distintas aplicaciones (apps) y la información que sus empleados envían a través de sus teléfonos, computadoras portátiles o tablets, puede ser captada maliciosamente.

Esa preocupación se puso en manifiesto durante el evento Interconnect que IBM realizó en Las Vegas, allí Caleb Barlow, vicepresidente de Mobile Management y Seguridad, sostuvo: “el desafío se encuentra en el hecho de que crear una app móvil hoy es muy fácil y a la vez también es muy simple realizar ingeniería inversa”.

En ese sentido, según publica el portal Infotechnology.com, el ejecutivo explicó: “un producto puede tener vulnerabilidades y un atacante puede usar esa oportunidad. Es como dejar la puerta de tu casa abierta”.

El mismo portal, señala que sobre el tema, Kris Lovejoy, General Manager de IBM Security Services, apuntó directamente a aquellos desarrollos que ya llevan código malicioso en su ADN, detallando: “muchas apps tienen código malicioso desde cero que proviene de desarrollos de terceros que son utilizados para crear el producto. Esto sucede muchas veces porque los encargados de la app no son desarrolladores sino gente de marketing que toma estos roles”
Pero la preocupación no es nueva, ya que en 2014 IBM había anunciado un acuerdo con Apple para llevar apps de la Big Blue para el sector corporativo dentro de iPhones e iPads. Asegurando que de esa manera pondría a la compañía a competir en el sector empresarial móvil con soluciones de empresas que se destacan en el sector por la seguridad que brindan sus aplicaciones, como es el caso de BlackBerry.

“Apple tiene una enorme marca en todo el mundo y eso nos brinda a ambos la oportunidad de satisfacer las necesidades tanto de seguridad como de apps corporativas que no existen”, aseguró Barlow.

En tanto, para Lovejoy la alianza sería más que un negocio, ya que la enrola dentro de los pedidos de los consumidores. “Los empleados quieren usar lo último y la mejor tecnología. Ahí se tienen dos opciones, negárselo y darle algo que no sea tan amigable o ver cómo hacer para que puedan usar esos equipos sin poner en riesgo la información”.