Print this page

Avanza el primer lanzador espacial argentino

Lunes, 20 Abril 2015 21:00

Con gran participación de Invap avanza a paso firme la construcción del cohete de transporte argentino Tronador II. Es el primer lanzador espacial para colocar satélites en órbita que desarrolla íntegramente un país latinoamericano. El Tronador está diseñado para inyectar satélites de unos 250 kilogramos en órbitas de baja altura, a alrededor de 700 kilómetros de la superficie terrestre. Éste lanzador puede tener más de 3.000 piezas y la idea es que, salvo excepciones, esté íntegramente diseñado y producido en el país.

El Tronador medirá algo más de 30 metros de altura, por dos metros y medio de diámetro y pesará alrededor de 70 mil kilogramos, de los cuales 63 mil corresponderán al combustible. Es un vehículo de navegación autónoma, que una vez programado busca su órbita, algo que nunca se había hecho en el país.
Todos sus motores son desarrollados en la Argentina y funcionan con combustibles y oxidantes líquidos, que también son realizados localmente. Además de promover el desarrollo de nuevas tecnologías en el país, el proyecto incita a la formación de recursos humanos, enviando a estudiantes a capacitarse en ingeniería aeroespacial.

Los motores nacionales funcionan con propelentes líquidos y se destacan por su alta energía, su escalabilidad y la posibilidad de regular fácilmente el tiempo de quemado. Mientras que para mejorar la fase final del vuelo, fue desarrollado un motor que utiliza propelentes hipergólicos, que se encienden al simple contacto. El funcionamiento del tronador II, tendrá dos “etapas”, la primera llega hasta los primeros 100 metros de altura, se desprende y cae al océano. Para lograr esto, emplea el 90% del combustible. Mientras que con el 10% restante, la segunda etapa sigue hasta inyectar el satélite en la órbita predeterminada.

Con el futuro lanzador de satélites argentino, las autoridades y técnicos del Invap y Arsat piensan ahorrar enorme cantidad de recursos y tiempo en la colocación en el espacio de los aparatos que se fabrican en Bariloche. Como ocurrió con el Arsat 1, que debió lanzarse desde Guyana Francesa por no contar con el Tronador II. Eso necesitó de traslados terrestres y aéreos. Se calcula que una vez en funcionamiento el Tronador II, se podrán realizar entre 5 y 10 lanzamientos por año. Los cuales no solo serían del Plan Nacional Espacial de Argentina, sino también se piensa en lograr diferentes acuerdos de cooperación con otras agencias espaciales internacionales.