El mercado “telco” se llena de apuestas sobre las nuevas megafusiones

Jueves, 20 Julio 2017 21:00

 

La nueva empresa que se formará tras la fusión entre Cablevisión y Telecom abre chances de que se produzcan eventuales compras en el sector. Aunque todo estará sujeto al rol de los reguladores, las conversaciones ya están en curso y el mercado hace sus apuestas sobre el próximo gran anuncio.

De ahora en más, las firmas que quieran seguir participando tendrán que poner muchas fichas, con todo el riesgo que ello implica, si es que quieren sacar rédito del nuevo contexto. Caso contrario, verán acrecentadas sus chances de perder, ya que las nuevas tecnologías y modalidades de consumo avanzan a pasos muy acelerados.

En lo que respecta a la jugada de Cablevisión, en el sector no hay dudas de que la operación contará con el aval del Gobierno, a través de sus dos organismos regulatorios: el Ente Nacional de Comunicaciones (Enacom), y la Comisión Nacional de Defensa de la Competencia (CNCD).

El primero está a cargo de Miguel de Godoy. El segundo viene siendo conducido por Esteban Greco. Por lo pronto, los referentes de esta actividad coinciden en afirmar que la transacción se aprobará pero con condiciones.

En cuanto a los topes de espectro existentes, ese límite hoy es de 140 Mhz, si bien el ahora exministro de Comunicaciones, Oscar Aguad, confirmó a iProfesional que subirá a entre 180 Mhz y 200 Mhz. Pero la futura nueva empresa (Cablevisión-Telecom) podría superar ese límite y estaría obligada a devolver bandas.

Tal situación ya tiene antecedentes en Argentina, cuando en 2004 se produjo la fusión Unifón-Movicom, y es de prever que no genere mayores inconvenientes. El acuerdo entre ambas empresas deberá contar con el aval de Defensa de la Competencia, que tendrá que analizar minuciosamente cómo afectará a todos los segmentos del mercado.

Por lo pronto, la penetración de Cablevisión + Telecom en cada segmento es la siguiente: en banda ancha, alcanzará el 55% de participación; en telefonía móvil quedará en torno al 33% del share, en telefonía fija permanecerá estable con cerca del 50% y en televisión paga, rondará el 40%.

El segmento de banda ancha será aquel que obligue a las autoridades a tomar las decisiones más relevantes y polémicas. No sólo porque los ojos de empresarios, analistas y de buena parte de la sociedad estarán puestos en él. También, para que quede garantizado el “juego limpio” y que los consumidores reciban un servicio de mejor calidad al actual y acorde a los precios que pagan.

Nota completa: Iprofesional.com