Preocupación por el futuro de ARSAT

Lunes, 25 Abril 2016 21:00

Las declaraciones del secretario de Tecnologías de la Información y las Comunicaciones del Ministerio de Comunicaciones de la Nación, Héctor Huici, que aseguró que el Gobierno de Mauricio Macri tiene intenciones de incorporar capital privado en ARSAT, hubo muestras de preocupación.

Quien salió al cruce de esos dichos, fue Osvaldo Nemirovsci, Diputado Nacional de Rio Negro y expresidente de la Comisión de Comunicaciones e Informática de la Cámara de Diputados de la Nación y Coordinador General del Consejo Asesor del Sistema Argentino de Televisión Digital Terrestre.

El legislador, explicó en declaraciones periodísticas que “la figura de Sociedad Anónima de ARSAT no significa que deba tener criterios de empresa privada” y agregó: “no es la ganancia lo que motoriza las energías y los objetivos de una empresa estatal, puede ser parte de su cometido, pero nunca el factor principal de su existencia”.

En ese contexto, remarcó que ARSAT fue pensada como parte de la recuperación del Estado en su papel de articulador de algunas políticas apuntadas a “lo que Argentina precisaba y no hacía”. “El Estado argentino con esa decisión dio el puntapié inicial recuperando un rol fundacional que de lo contrario se demoraría o nunca se hubiese hecho”.

Sobre la postura de privatización, el diputado lanzó: “mejor busquemos una silla si esperamos que los privados argentinos fabriquen un satélite para que también sea utilizado con fines sociales como la telemedicina, la radiodifusión comunitaria y universitaria, las vinculaciones digitales, entre otros beneficios”.

En tanto, Nemirovsci enfatizó: “fui el presentador del proyecto de creación de ARSAT en el Congreso nacional en 2006 y recuerdo que durante el debate varios diputados planteaban temas de costo y recursos” y agregó: “les expliqué que la puesta en marcha de una industria satelital, la ocupación de órbitas asignadas, la recuperación laboral y profesional para cientos de argentinos vinculados a la ciencia y la tecnología, la decisión política de tener soberanía en el uso de las comunicaciones y el espectro….no podían medirse en dinero sino en perspectiva estratégica de un país que deseaba crecer en todos los aspectos”
Mientras recordó: “fue el inicio de una nueva mirada nacional sobre la tecnología y en este caso pasaba por desarrollar los satélites geoestacionarios de comunicaciones, que abría paso para fomentar una industria competitiva a escala regional”.

En ese sentido, el diputado señaló: “ARSAT no fabrica sus satélites, lo hace Invap que es otra empresa. ARSAT es nacional e Invap es de la Provincia de Río Negro. Y está bien que así sea, Invap no sólo es una empresa líder desde el punto de vista tecnológico internacional, sino porque brinda servicios atinentes, están capacitados, tienen un departamento de construcción satelital doméstica y los hacen bien, sin duda alguna”.