Print this page

La importancia de la Ciberseguridad

Domingo, 13 Septiembre 2015 21:00

 

El director técnico para América Latina de la proveedora de seguridad informática RSA, Marcos Nehme aseguró que las grandes multinacionales bancarias y de telecomunicaciones son las que más invierten en seguridad informática, pero muestran menor grado de madurez que otras empresas más pequeñas o de menor presupuesto”.

Según dijo el técnico, en un relevamiento sobre ciberseguridad en el que participaron más de 400 entidades de 61 países, “el dato más interesante es que la madurez del sistema de ciberdefensa de una compañía no depende de que tan grande sea ésta” y aseguró: “queda claro que la madurez tecnológica de los sistemas de ciberdefensa de una compañía no tiene que ver con el volumen de lo invertido, sino con la actualización permanente de sus procesos tecnológicos y la formación constante de sus recursos humanos para responder frente a estos ataques”.

Al mismo tiempo, Nehme sostuvo: “hay que cambiar el paradigma de los procesos de seguridad a uno de mayor capacidad de respuesta ante incidentes” y ejemplificó afirmando: “el problema funciona como la vacuna de la gripe que uno se la da todos los años y sin embargo siempre hay un virus nuevo y se termina enfermando igual”.

El ingeniero en sistemas destacó que “hoy es más importante la formación del recurso humano que la tecnología, porque a esta última hay acceso pero la formación de personas es insustituible en el proceso”.

En referencia al escenario de la ciberdefensa en América Latina, Nehme evaluó que, “la región debe avanzar en la sanción y reglamentación de leyes específicas que regulen la actividad” y aseguró: “es necesario que se construyan instancias de cooperación entre los estados y las grandes empresas, compartiendo información sobre ataques informáticos como hacen grandes multinacionales con el gobierno de Estados Unidos”.

Al referirse a los daños que la falta de cibersuguridad puede provocar, Nehme señaló: “no hay que perder de vista que hoy es posible que un incidente cibernético se convierta en algo realmente destructivo, que puede arruinar una central eléctrica, apagar todos los semáforos de una gran ciudad o tomar el control de tráfico aéreo en la zona de un aeropuerto internacional”.