Malvinas 39 años | MEMORIA, VERDAD, JUSTICIA Y SOBERANIA

Lunes, 20 Septiembre 2021 13:43

En los conflictos en que dos o más estados disputan la posesión de un territorio, suele haber media biblioteca de cada lado para fundamentar presuntos derechos. Por supuesto, se esgrimen a veces hechos insignificantes como si fueran fundamentales.
Para nosotros, lo que se refiere a las Islas Malvinas es una cosa sencilla. Es verdad que se discute quién poseyó primero las islas, si españoles o ingleses a lo largo de los siglos XVII y XVIII. Es verdad también que nos parece que en ese diferendo la razón asiste a los españoles, que se apoderaron del archipiélago en los remotos tiempos de la invasión de América, y defendieron su posesión de diversas intentonas británicas. Varios tratados firmados entre Inglaterra y España durante el siglo XVIII confirmaron esa situación.
De cualquier modo, nos parece necesario aclarar que esa disputa lo era entre dos potencias imperiales que procuraban extender sus dominios en varias partes del mundo. Cuando se puso en marcha el proceso que llevó a la independencia a los territorios que andando el tiempo constituyeron la República Argentina, los sucesivos gobiernos revolucionarios consideraron a las Malvinas como parte de las tierras que habían pasado a integrar las Provincias Unidas.

Después de 1820, año en el que cayó el gobierno central de las Provincias Unidas, que fue reemplazado por los gobiernos de las provincias autónomas, las Malvinas quedaron en la jurisdicción de la de Buenos Aires. En ese marco, el gobernador interino de la provincia, envuelta entonces en la guerra civil entre federales y unitarios, creó en junio de 1829 la Comandancia Política y Militar de las Islas Malvinas, y designó a Luis Vernet como comandante. Vernet asumió el cargo en las islas en agosto de ese año.
De modo que cuando mediante un ataque naval, en 1833, Inglaterra se apoderó de las islas, éstas estaba baja la activa soberanía de Buenos Aires. Creemos que ese descarnado episodio de violencia colonialista es suficiente prueba de los derechos que asisten a la Argentina respecto de las Islas Malvinas.
En efecto, asumiendo tales derechos, la naciente Confederación Argentina reclamó por la vía diplomática de inmediato, e inauguró así una persistente política que atravesó épocas y gobiernos diferentes hasta 1982. En ese año, en el ocaso ya de su poder, la dictadura cívico militar eclesiástica que azotaba al país desde 1976 decidió recuperar las Islas por la fuerza y así lo hizo el 2 de abril. De ese modo, los culpables del Terrorismo de Estado y de las políticas antipopulares más brutales que padeció el pueblo argentino, pretendía usar una causa sentida por las mayorías en beneficio de su propia supervivencia política.
Como sabemos, la bravata terminó muy mal, con una dura derrota militar dejando 649 almas que siguen custodiando nuestro territorio como sostén de nuestra memoria viva de aquellos que fueron llevados a una guerra cuyos mandos eran contradictoriamente sus propios opresores. A pesar del frio y las hostilidades reales y simbólicas se combatió con heroico coraje en nuestras islas.
Cabe mencionar que con el retorno de la democracia en nuestro país, se logra iniciar a través de las décadas a la actualidad las negociaciones para el recupero de las islas; la resolución 2065 expresa que”…..la causa Malvinas es una forma de colonialismo que subyace una disputa de soberanía entre los gobiernos de Argentina y Gran Bretaña siendo la única solución las negociaciones bilaterales.”
Malvinas no solamente es la joya geopolítica de la corona y uno de los hitos mas lacerantes del colonialismo inglés con su poderío militar exponiéndolo frente a nuestra plataforma continental e intentando disruptivamente obturar nuestro paso a la Antártida sino también es el símbolo más perturbador de nuestra historia sobre el arrasamiento psíquico de nuestros adolescentes y el giro en la trama de nuestra historia individual y colectiva.
Ese reclamo, si somos capaces de hacerlo cada vez más sólido y contundente con el apoyo de más estados decididos a alinearse en la lucha por el fin de toda rémora de colonialismo en el mundo, es el que finalmente va a lograr el reintegro de un territorio que, sin dudas, pertenece a nuestro país, y que nuestro pueblo no deja de considerar propio.
Finalmente y para ir cerrando, los Veteranos de Malvinas, vamos a seguir manteniendo viva la llama de la Causa Malvinas, por nuestra Soberanía como en aquella gesta de 1982. Sera a través de nuestros testimonios, pero también con el recuerdo de nuestros compatriotas caídos en combate en esas irredentas tierras, mirando al futuro y aportando para la construcción y defensa de nuestros derechos, divulgando cada acción o hecho en beneficio de nuestra Soberanía.

 LAS MALVINAS FUERON SON Y SERAN ARGENTINAS

 

Media