DDHH | Alivio

Martes, 04 Diciembre 2018 21:00

Página/12 cuenta como los organismos de derechos humanos celebraron el fallo de la Corte Suprema que rechazó el beneficio del 2x1 para los condenados por delitos de lesa humanidad y lo atribuyeron a “la lucha por la memoria, la verdad y la justicia”. Todos los consultados hicieron referencia, de una u otra manera, a la movilización masiva que el 10 de mayo de 2017 colmó las calles del todo el país para rechazar aquel fallo que, por voto mayoritario, había abierto la puerta a la reducción de penas para genocidas procesados y condenados. “Es un logro de los masivos pañuelazos. Estamos demostrando que a pesar de los años que tenemos, los bastones y las sillas de ruedas, las locas seguimos luchando”, enfatizó Taty Almeida, de Madres Línea Fundadora.

Almeida habló ayer tras conocerse el contenido del fallo anunciado por la Corte Suprema sobre el pedido que el represor civil Rufino Batalla había presentado para que le recalcularan la condena a partir de la aplicación del beneficio del 2x1 en su caso. “Este es el resultado del pueblo unido, que jamás será vencido. Es lo que hay que seguir haciendo, tomando la calle, poniendo el cuerpo”, resaltó la Madre de Plaza de Mayo quien, por otro lado, interpretó el nuevo fallo de la Corte como un “alivio” y un “mensaje de esperanza”. “Esperemos que sea el comienzo, que nos demuestren que la Justicia es totalmente independiente”, reclamó.

Por cuatro votos contra uno, la Corte le negó el recurso al genocida Rufino Batalla, uno de los implicados en la desaparición de Laura Carlotto, quien había logrado tener el beneficio de la excarcelación por haber cumplido dos tercios de su condena. Los ministros Elena Highton de Nolasco y Horacio Rosatti fueron los que modificaron su postura en relación al fallo que emitieron en mayo de 2017 ante el pedido del represor del Hospital Posadas Luis Muiña, a quien habían habilitado el beneficio.

En ese sentido, Adolfo Pérez Esquivel remarcó que si aquel dictamen no era corregido hubiera significado “una amnistía como en su momento aplicó (el ex presidente Carlos) Menem, lo que daña el derecho de verdad, de justicia, de reparación del daño hecho a toda la sociedad y a la humanidad”. El referente del Servicio Paz y Justicia (Serpaj) calificó al fallo de ayer de “lógico”, en el sentido de que “no pueden ser beneficiadas aquellas personas que cometieron crímenes de lesa humanidad. Son graves delitos, hechos que todavía están pendientes, que no prescriben en el tiempo”.

Al igual que Almeida, el abogado de Abuelas de Plaza de Mayo, Alan Iud, entendió el fallo de ayer como “la conclusión de la gran resistencia de los organismos de derechos humanos y de la sociedad”. En esa “resistencia” incluyó tanto a la movilización multitudinaria que atravesó el país el 10 de mayo de 2017 como al posterior consenso que se alcanzó en las Cámaras de Diputados y Senadores para elaborar la ley que excluyó a los genocidas de la aplicación del beneficio del 2x1. Ambos hechos “reflejan que la voluntad de la sociedad para que los crímenes de lesa humanidad sean juzgados y condenados no tiene vuelta atrás”.

Nota completa: Pagina12.com.ar