Espacio de la memoria

Martes, 05 Julio 2016 21:00

Familiares de desaparecidos y organizaciones sociales presentaron un proyecto para convertir al Pozo de Quilmes, uno de los centros clandestinos de detención más importantes de la Provincia de Buenos Aires durante la última dictadura cívico militar, en un espacio de la memoria.

El proyecto fue ingresado en la Cámara de Diputados bonaerense por la legisladora kirchnerista Evangelina Ramírez, con la firma de varios de sus colegas de bloques peronistas, el martes pasado y comenzará a girar por las comisiones que le sean designadas.

La iniciativa declara “bien de interés histórico cultural” de la provincia al edificio en donde funcionó el Pozo de Quilmes, también conocido como “chupadero Malvinas”, en donde estuvieron secuestradas y fueron torturadas víctimas de la última dictadura cívico militar de diferentes puntos del país y de países limítrofes.

Este centro clandestino de detención, integró el “circuito Camps” del territorio bonaerense y en 1978 funcionó como centro de tortura y secuestro dentro del circuito del Plan Cóndor.

El proyecto, también establece que se transfiera “a título gratuito” a la Comisión Provincial por la Memoria para “su administración, explotación, uso y goce”, ya que actualmente es sede de la Delegación Departamental de Investigaciones de la Policía Bonaerense.

La confección del proyecto fue “horizontal y participativo”, comenzó en marzo pasado, a pocos días de la conmemoración de los 40 de la última dictadura. Cuando el actual intendente de Quilmes, Martiniano Molina, confundió al Pozo de Quilmes con un bache.

Quieren convertirlo en un archivo y centro de documentación especializado, que colabore con los juicios de lesa humanidad y la búsqueda de bebés robados durante el terrorismo de Estado. Además de contribuir al “registro y sistematización” de casos de violencia institucional.