Juicio por el Operativo Independencia

Martes, 03 Mayo 2016 21:00

El jueves 5 de mayo empieza en Tucumán el juicio histórico por las víctimas del Operativo Independencia. El Juicio se llevará a cabo por un total de 270 víctimas obreros, militantes y estudiantes de la Universidad Nacional de Tucumán. Y serán juzgados 20 imputados, aunque otros 20 esperan una definición de la Cámara Federal de Tucumán para ver si serán alcanzados por este juicio.

El fiscal federal Pablo Camuña a cargo de la investigación contó a Pagina/12 que “la ocupación militar del suroeste de la provincia iniciada un año antes del golpe de Estado, fue por lejos el ensayo de un sistema represivo clandestino probado a mediana escala para extender el plan de exterminio en todo el país a partir del golpe de marzo de 1976”.

Y aseguró que el debate pondrá en escena por primera vez de modo masivo ese escenario caracterizado, además, por una ocupación que transformó a pueblos enteros en un “campo clandestino a cielo abierto”. “Esa característica de ‘laboratorio’ en el campo me parece que es la centralidad de este debate que debe sumarse a otra de las características que no se repitió en ningún otro lugar del país y que fue la ocupación militar completa del suroeste, más allá del 24 de marzo, donde los militares se instalaron durante años, intervinieron en todas las relaciones sociales y alteraron profundamente la matriz que tenían los pobladores con efectos perdurables hasta ahora”.

Los organismos de Derechos Humanos del norte del país esperan el comienzo de este juicio desde hace años con víctimas de Tucumán y Santiago del Estero, pero también de Catamarca, Jujuy y Salta. Los fiscales están pidiendo al Tribunal Oral Federal que detengan a los acusados antes del comienzo del debate, como sucedió allí en cada juicio, pero el Tribuna aún no respondió.

Entre los acusados hay quienes tienen prisión domiciliaria, detenidos y en libertad. Uno de los frentes de preocupación son las agrupaciones de familiares de los represores. Ellos entienden que este juicio les abre el escenario para legitimar la idea de la “guerra” dado que estaban activas las organizaciones del PRT-ERP; que hubo órdenes supuestamente legadas de un gobierno democrático y que aún no se había dado el golpe de 1976.

Para la acusación, sin embargo, ni la época, ni el tipo de órdenes ni el tipo de víctimas son distintas al escenario de crímenes masivos de parte del Estado terrorista. “Este es un juicio penal”, dice Camuña. “Acá se prueba cada hecho en particular y el contexto en el que se produjo. Quienes sostienen otras posiciones tendrán que probarlo en los hechos. Creo que ese es un debate que debe tenerse al final de un Juicio porque son alegatos con las pruebas de producidas”.

Y aseguró: “nosotros probamos cada caso que las personas fueron sacadas en su mayoría de sus casas, a la noche, con vehículos no identificados, llevados a un CCD, torturados. Esta es la prueba y el juicio marcará la responsabilidad de cada uno de los imputados en este plan”.