Condena a un civil de la dictadura

Martes, 29 Marzo 2016 21:00

En un fallo histórico y esperado durante cuatro décadas el Tribunal Oral Federal de Salta condenó al empresario Marcos Levín, propietario de La Veloz del Norte, una empresa de transporte de pasajeros y encomiendas, por su intervención y complicidad civil durante la última dictadura militar.

Levín fue condenado a 12 años de prisión como partícipe del secuestro seguido de tortura de uno de sus empleados, Víctor Cobos. Además, otros tres policías de la comisaría 4ª de Salta, fueron condenados por el mismo hecho.

El juicio oral comenzó en septiembre del año pasado, tras incontables trabas y pedidos de nulidad por parte de las defensas. Si bien la pena es menor a la que había solicitado la querella y los fiscales Francisco Snopek y Juan Manuel Sivila, se festejó el haber condenado la intervención civil durante el proceso militar.

Los fiscales expresaron: “El fallo sienta un precedente histórico porque a partir de ahora se entiende que hubo una intervención de los empresarios en las prácticas del terrorismo de Estado”.

La sentencia salió con los votos de los jueces Carlos Enrique Jiménez Montilla y Federico Santiago Díaz y la disidencia de Gabriel Casas, que se pronunció por una condena a tres años de prisión en suspenso.

Si bien Levín no es el primer empresario condenado por delitos de lesa humanidad, sí lo es en ser juzgado como colaborador directo del aparato represivo de aquellos años.

El hecho ocurrió en diciembre de 1976, cuando Víctor Cobos fue secuestrado, junto a otros varios compañeros de La Veloz del Norte, quienes habían sido acusados de “estafa” por parte de Levín.

Para llevar adelante los secuestros, Levín aportó a las fuerzas de seguridad locales domicilios, datos sobre actividad gremial, listas de trabajadores, vehículos, personal, estructura física y “acción psicológica”.