En Argentina la pobreza entre los niños alcanzó el 51,7%

Jueves, 06 Junio 2019 21:00

La situación social y económica del país sigue en caída estrepitosa y según los últimos datos del Barómetro de la Deuda Social de la Infancia de la Universidad Católica Argentina (UCA) los más chiquitos son quienes están sufriendo los golpes de las políticas que lleva adelante el Gobierno Nacional.

El informe de la UCA marca que el 51,7% de los niños y niñas del país son pobres y el 10,2% indigentes. Incluso el número creció 3 puntos desde el 2018 cuando ya preocupaba sobremanera el 48,1% que registraba la pobreza entre los chicos de entre 0 y 17 años.

En ese sentido, la cifra que más duele y preocupa es la que asegura que el 13% de los niños argentinos pasó hambre durante 2018 y que el 29,3% de los menores de edad tuvieron déficit en su alimentación. Los resultados señalaron también que la mitad del equivalente a 1,6 millones de chicos de entre 2 y 17 años, suele saltearse la última alimentación del día.

El mismo documento de la Universidad dependiente de la Iglesia Católica apunta también que creció el 35% la demanda de asistencia a comedores infantiles el año pasado, ya que las cifras corresponden a los últimos días de 2018.

En tanto, si la medición se fracciona solo en el Conurbano Bonaerense, se ve un índice de pobreza mucho más profundo y es el más grande del país. Estos números, lamentablemente, sí son novedosos ya que aseguran que no sucedía en las mediciones anteriores. Allí las cifras muestran al 63,3% de los niños bajo la pobreza, casi 9 puntos más que el 54,2% de fines de 2018 y la indigencia entre los chiquitos alcanza el 15,4%.

La inseguridad alimentaria total o extrema, que se traduce al hambre de los niños, es mayor entre los 0 a 12 años, que son sostenidos por sus padres con fuentes de trabajo marginales residentes, sobre todo en el Conurbano Bonaerense.

La preocupación se extiende al sector del trabajo y explotación infantil, ya que el15.5% de los niños y adolescentes del país se encuentra en esa situación de explotación infantil que, desde el último año, también incluye a las clases medias y medias altas.

Por su parte, en el ámbito de la Salud, el informe remarca que el 55% de los chicos argentinos tiene como única opción para la atención de su salud el servicio público, número que alcanza el 63% si solo se mide el Conurbano Bonaerense.

Mientras que la asistencia a la Educación pública creció al 67% dejando clara muestra del abandono del sector privado, por cuestiones económicas, tanto en la primaria como en el nivel secundario.